¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿Cuál es tu creencia de la ansiedad?

Todos y cada uno de nosotros creemos en algo. El mundo se mueve a través de creencias. En estos momentos escribo estas palabras movido por la creencia que el ciclo que nos produce sentirnos ansiosos y el malestar fisiológico puede ser completamente revertido.

¿Dónde aprendemos a creer en algo o en alguien?

Esta respuesta puede a llegar a ser un poco confusa. Por lo general decimos que aprendimos algo con el tiempo o lo aprendimos en la escuela o usamos frases como -es que ya era así desde chiquito-. La verdad es que nuestras creencias se adhieren a nosotros desde nuestro nacimiento. El primer contacto con nuestra madre es uno de los más poderosos que experimentaremos. Moldea desde ese momento y a lo largo de nuestra existencia la creencia de que en sus brazos estaremos seguros. Incluso después de abandonar nuestra niñez seguiremos recurriendo de vez en cuando a los abrazos de nuestra madre.

Creencias como la de levantarnos todos los días a las cinco de la mañana para estar en buena forma o la de aprender otro idioma antes de viajar a otro país, nos hace sentir bien, nos ayuda a lograr objetivos. Sin embargo existen otras creencias, las disfuncionales, creencias distorsionadas, que nos provocan malestar y angustia. Este tipo de creencias son ideas tan fundamentales y profundas que a veces no las solemos expresar, ni a nosotros mismos.

Regresemos al ejemplo de aquel niño que acaba de nacer. Imaginemos que este niño pierde a su madre a los pocos meses de haber nacido y crece con un fuerte sentimiento de soledad. La creencia de seguridad madre-hijo se ve totalmente interrumpida. Poco a poco mientras vas creciendo se va aislando y adquiere nuevas creencias. “Creencias disfuncionales”.

Muchos años creí que era muy difícil aprender a nadar. Pase mucho tiempo hasta que intente demostrar lo contrario. Después de varias clases de natación y de esforzarme en aprender la técnica, por fin rompí con la idea de que nadar no era para mi. Esa era mi creencia disfuncional. Pensaba que jamás aprendería a nadar. Jamás lo había intentado, nunca me había tomado el tiempo de aprender la técnica y menos de meterme en una alberca.

Hay creencias disfuncionales que surgen por diferentes causas y razones. La mayoría de las veces no estamos conscientes de ellas. Tu tarea no es preguntarte como surgieron estas creencias. Sino detectarlas para empezar a trabajar en ellas. Si padeces de ansiedad debes de conocer cuáles son esas creencias que han moldeado tus estados de ansiedad

Recuerda las creencias disfuncionales pueden ser totalmente desaprendidas. Conocer tu creencia de la ansiedad ayudara a revertir el ciclo negativo de la ansiedad.