¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿Cómo percibes la ansiedad?

¿Cómo percibes la ansiedad? Todos tenemos una percepción de las situaciones o eventos que sucede en nuestra vida, cada quien reacciona de manera diferente aunque sea la misma situación.

Sin embargo, en personas como tu y yo que ansiedad, la percepción de las situaciones o eventos deriva en emociones, comportamientos y en su mayoría sentimientos mal interpretados, un ejemplo común es cuando nos disponemos a hacer algo nuevo.

Te cuento brevemente, hace algún tiempo estaba dispuesta a nadar, pero después de ir varios meses diarios y no obtener resultados comencé a tener una percepción equivocada ese la situación, cuando fui a mi primera clase llegue muy entusiasmada, me imaginaba yendo a nadar todos los días solita sin ayuda de nadie, después de unas semanas y no poder flotar comencé a sentirme decepcionada, pensaba que no iba a funcionar en lo absoluto. Más adelante vino el disgusto conmigo misma, sentía que todo era un desperdicio de tiempo y dinero, después apareció la angustia con preguntas ¿y si nunca llego a ser buena para nadar? y por último me sentí triste debido a que aquello era demasiado difícil, era demasiado tonta y nunca lo aprendería.

Todo ese compendio de sentimientos mal interpretados me mantenían en un estado de ansiedad constante, ya que el problema no era solo la natación, al ir teniendo una percepción equivocada de cada situación, la unía con otras situaciones ya existentes, lo cuál me hacía sentirme derrotada y que nada me saldría bien. El problema no es la situación o evento que te encuentres, es la percepción que tienes de ellos. La primera reacción se debe a un pensamiento automático, en aquel momento cuando comenzaba a nadar mi primer pensamiento era positivo, sin embargo conforme fui avanzado y la falta de paciencia y sobretodo la falta de una evaluación correcta de mis pensamientos, hacía que mi primer pensamiento automático se tornara negativo y al no ser totalmente consciente de lo que pensaba llego aceptarlo como algo verdadero, sin someterlo a un cuestionamiento real, si aquello que estoy pensando es verdad.

Al final aprendí a nadar, la decepción, el disgusto, la angustia y la tristeza, pasaron a segundo plano y comencé a tener una percepción correcta de lo que sucedía y cada vez que comenzaba a tener una percepción equivocada me cuestionaba ¿qué es lo que acaba de pasar por mi mente? y tenía una evaluación si aquello que pensaba era verdad o no. Todo esto nos dirige a las creencias de las que ya habíamos explicado antes, pase mucho tiempo tratando de aprender a nadar porque tenía una creencia, que para aprender a nadar debía haberlo aprendido desde chiquita y que a mi edad iba a ser casi imposible hacerlo.

Al tener una percepción equivocada de la situación, desencadenas una serie de pensamientos nocivos y síntomas que lejos de ayudarte, te afectaran y realizar aquello que desees se tornara más difícil. Por eso es especialmente relevante que entiendas como es que funcionan nuestros pensamientos, como aprender a evaluar de manera racional, ya que esto te ayudará a estar más enfocado en tu rutina diaria y a ser más observador con las situaciones que se te presenten.

Te invito a que comiences un ejercicio sencillo y cada vez que tengas un pensamiento negativo  te preguntes ¿qué es lo que acaba de pasar por tu mente? Y lo anotes o evalúes si es algo real o ficticio.