¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

elimina los síntomas

Elimina los síntomas, quítale el poder a la ansiedad.

Los síntomas fisiológicos no son más que resultado de estados de ansiedad prolongados. En mi caso el primer síntoma después de pasar por una crisis de ansiedad era el no dormir bien, aparecían dolores de cabeza, me irritaba con facilidad y me sentía todo el tiempo tenso; no solo mentalmente sino también fisicamente. Esto me llevaba a una fatiga física que reactivaba el ciclo de la ansiedad de manera continua.

Los síntomas fisiológicos son desgastantes, a nadie le gusta levantarse a media noche y dar vueltas por toda la casa y pensar en que momento conciliaras el sueño de nuevo. A nadie le agrada estar en medio de la calle sufriendo de palpitaciones y sudoraciones excesivas por miedo de que algo vaya a suceder. Te entiendo, lo padecí y pasar por eso es sumamente desagradable.

Lo que comencé hacer fue examinar cada una de mis rutinas diarias. Por ejemplo, el dolor de cabeza era resultado no solo de la ansiedad, sino de no tener un buen sueño reparador, que me llevara a un estado profundo de sueño, que hicieran que mi cuerpo y mente se sintieran mucho mejor. Así que me plantee mi primer objetivo, dormir por lo menos siete horas por un periodo de una semana y después valoraría que tal me sentiría.

¿Pero qué haría para dormir bien? ¿Cómo lograría que mi cuerpo descansara por lo menos siete horas seguidas si las últimas semanas solo dormía a lo mucho tres o cuatro? Pensé en tomar pastillas para dormir, pero la idea es que tu cuerpo y mente se acostumbren naturalmente a dormir estas siete horas. Nuestro objetivo es que sin necesidad de ningún estimulo químico (que no sea el que tu cuerpo produce naturalmente) puedas conciliar un sueño completamente reparador.

Lo primero que hice fue voltear a ver mi dieta. La verdad es que en aquellos tiempos consumía mucha azúcar, tomaba café y bebidas alcohólicas muy seguido. Todas estas sustancias estimulaban de una u otra manera mi sistema nervioso haciendo que la ansiedad se instalara de una manera más sencilla en mi cuerpo y mente. Por un periodo de tiempo elimine de manera excesiva y exagerada cualquier sustancia que interfiriera con mi sueño y los resultados después de un par de semanas fueron muy buenos.

Después de un par de semanas pensé en agregar una rutina de ejercicio que obligara a mi cuerpo a sentirse cansado e ir a la cama más temprano, pensé en salir a correr, jugar fútbol o simplemente empezar con una caminata; pero después de leer un libro acerca de los beneficios de disciplinas como la natación y el yoga, decidí comprarme un traje de baño y empezar a nadar diario. Los resultados fueron exageradamente buenos después de un par de semanas, la combinación ejercicio- alimentación me ayudó a lograr mi objetivo de ir a la cama y dormir las siete u ocho horas sin ningún tipo de interrupción. Y así empecé a eliminar el síntoma del insomnio.

Lo que te quiero decir con mi historia es que los síntomas fisiológicos tienen mucho que ver con tu estilo de vida, con todos aquellos malos hábitos que pensamos no tienen ningún efecto sobre nuestros malestares.

La próxima vez que tengas síntomas, un dolor de cabeza instalado por varios días, te sientas fatigado o te quedes con la mente en blanco por la falta de concentración, pregúntate cuáles son los alimentos y bebidas que has consumido los últimos días, haz memoria cuándo fue la última vez que saliste a hacer alguna actividad al aire libre y planea hacer un cambio exagerado en tu estilo de vida para quitarle poder a la ansiedad.