¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

padecen ansiedad

Cuatro puntos para entender a los que padecen ansiedad (1ª parte)

Estos primeros cuatro puntos son importantes para comprender a las personas que padecen ansiedad. Tener un conocimiento más amplio de cómo actúa sobre ti es una de las estrategias que debes trabajar para poder quitarle poder sobre tus sentimientos. En esta ocasión te explico los rasgos más importantes de los trastornos de ansiedad. Estos rasgos son vitales para entender la diferencia entre personas que experimentan niveles de ansiedad normales y los que padecemos niveles de ansiedad muy altos.

1. Los individuos ansiosos muestran atención a cualquier estímulo negativo que tenga que ver con sus preocupaciones.

Esta atención es automática y en la mayoría de las veces no estas consciente de ello. Un ejemplo claro era mi miedo a que tuviera un ataque de ansiedad en público y se dieran cuenta. En este punto ponía completa atención a mi cuerpo y los síntomas fisiológicos que presentaba. Estaba atento a cualquier cambio. Cuando sentía alguna palpitación o cualquier otro síntoma, sabía que la ansiedad había llegado.

2. Las personas ansiosas no ponen ninguna atención a las señales de seguridad que se encuentran a su alrededor.

En mi caso olvidaba que no pasaría absolutamente nada si llegaba a tener un ataque de ansiedad. Aunque en otras ocaciones había pasado por lo mismo y había logrado recuperar el control. Mi señal de seguridad era que no sucedía nada después de un ataque de ansiedad. Sin embargo aunque lo sabía, en el momento del ataque olvidaba por completo esa señal. Mi atención estaba totalmente concentrada en la ansiedad y no en la señal de seguridad que ya conocía. Cuando tienes mucha ansiedad sólo pones completa atención a aquello que alimente tu preocupación.

3. Las personas con trastorno de ansiedad exageran la amenaza de manera desmedida a comparación de la gente que experimenta un nivel de ansiedad normal.

Regresemos a mi propio ejemplo. Supongamos que realmente perdía el control de mi estado ansioso. Que salía corriendo o que la gente que estaba a mi alrededor se daba cuenta de que algo andaba mal en mi conducta. La mayoría de las personas con las que convivimos diariamente no están enteradas sobre qué es un ataque de ansiedad. Tal vez me preguntarían qué es lo que me sucede o tratarían de llevarme a un hospital y terminaríamos platicando de que es lo que siento en ese momento. Pero realmente no pasaría a mayores.

La mayoría de tus miedos nunca suceden. Aunque tu mente se encargue de maximizar todo y trate de crear un final catastrófico. Cuando estas bajo el influjo de un ataque de ansiedad exageras el valor real de las amenazas que creas a tu alrededor. En este punto es importante que valores la amenaza con una correcta evaluación de pensamientos.

4. Todas las personas en este planeta cometemos errores al momento de procesar estímulos amenazantes.

Cuantas personas no has escuchado decir que le tienen miedo a los perros o que no pueden ver una araña porque entran en shock. Los errores cognitivos son normales y sentir ansiedad por cosas que en ocasiones no tienen nada de amenazantes también. La diferencia entre las personas que experimentan ansiedad normal y las que padecen un trastorno de ansiedad, es la manera en que procesan estímulos y la frecuencia en la que lo hacen.

Esta primera parte forma parte de una estrategia que debes comenzar a trabajar para poder quitarle esa connotación negativa a tus pensamientos. La segunda parte esta estrategia te dará una visión más amplia de los rasgos que te ayudarán a entender la ansiedad y comenzar a cumplir tus objetivos.

Para comenzar a entender a las personas que padecen ansiedad, debes comprender los rasgos que la alimentan y le dan más poder estableciéndose de forma negativa. Tu objetivo es revisar estos rasgos y comenzar a trasformarlos para reducir la ansiedad y lograr tus objetivos.