¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

Los beneficios de la natación para la ansiedad

Siete beneficios de la natación para la gente que padece ansiedad

La ansiedad tratará de desequilibrarte y muchas de las ocaciones este desequilibrio comenzará con tu respiración. Hace algunos años practico la natación y en algunas ocaciones yoga. Recomiendo ampliamente que comiences con alguna de estas disciplinas para fortalecer tu respiración.
Hacer ejercicio es parte fundamental para poder eliminar los síntomas fisiológicos que produce la ansiedad. En mi caso la natación ha sido de gran ayuda. Hoy te quiero platicar cuáles son los beneficios a nivel físico y cognitivo que he encontrado en esta disciplina.

Aprender a nadar te llevará a poner gran atención a los movimientos de tu cuerpo. El enfoque en la coordinación entre las brazadas y la rotación de tu cuerpo es esencial para poder avanzar unos metros. En este punto tu mente aprende a enfocarse en el ejercicio y no solo a los pensamientos negativos.

1. La calma que experimentas al estar dentro de una piscina o dentro del mar no se compara con nada. El contacto continuo de tu cuerpo con el agua hace que quites tu atención a cualquier pensamiento estresante que tengas en ese momento.

2. Para nadar bien debes de respirar bien. Este es un punto clave para las personas que padecemos algún trastorno de ansiedad. Cuando empezaba con mis rutinas de natación aún experimentaba algunos ataques de ansiedad. Después de un par de meses cuando mejoré mi técnica y comencé a nadar más seguido. Me di cuenta que al experimentar un ataque de ansiedad no perdía en absoluto el control de mi respiración. Los ataques continuaron, pero su duración disminuyo.

3. Uno de los grandes beneficios de aprender a nadar es que si tienes sobrepeso seguramente comenzarás a ver como desaparecen esos kilos de más. La ansiedad en algunos casos esta relacionada con problemas de sobrepeso y esta es una gran disciplina que te ayudará a mantenerte sano.

4. Después de una rutina de ejercicio mi mente esta completamente despejada, mis pensamientos son más exactos y más claros. Es justo después de nadar que ejercito mi mente poniendo mis pensamientos automáticos en un contexto real. La natación nos brinda esos momentos de claridad mental que en ocaciones nos cuesta trabajo encontrar.

5. Después de algunos años practicando he logrado nadar en promedio media hora diaria sin parar. En esta media hora ocurren varias cosas pero la más importante es que aíslo mi mente. En este punto no hay ningún pensamiento intruso, solo es mi cuerpo en armonía dando brazadas a un ritmo totalmente controlado y coordinado con mi respiración. Aislar tu mente cuando padeces ansiedad es muy importante. La carga excesiva que le damos generando continuamente pensamientos catastróficos puede llegar a ser sumamente estresante para nuestra mente y cuerpo.

6. Si nadas más de tres veces a la semana te darás cuenta que debes combinarla con una dieta balanceada. Nadar te obliga a poner atención en lo que incluyes en tu dieta diaria y te obligará hacer algunos cambios a la hora de decidir que comer.

Practicar cualquier disciplina que te saque de tu cama, te lleve a niveles de calma mental y  fortalezca tu respiración esta totalmente recomendado. La ansiedad es un trastorno que se alimenta no sólo con pensamientos negativos sino también con la falta de movimiento corporal. Recuerda que la ansiedad es un momento lleno de energía, utilicemos esta energía para crear un Ciclo Azul.