¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿Cómo comienzo a evaluar mis pensamientos? IIª Parte

En el post anterior te explique una técnica muy sencilla de cómo comenzar a evaluar  los pensamientos e imágenes que llegaban a mi mente mientras sufría de un ataque de ansiedad. En esta segunda parte del post contestaré las preguntas hechas al final de la publicación anterior de acuerdo a mi propia experiencia con la ansiedad. Los pensamientos en la ansiedad, son importantes.

Antes de comenzar quiero agregar que por fines prácticos resumiré mi historia. Indagaré específicamente en los pensamientos e imágenes que provocaban la mayoría de mis ataques de ansiedad. También quiero comentarte que este ejercicio debe ir acompañado de una actividad física que te ayude a aislar tu mente. De de una alimentación anti-ansiedad que elimine bebidas y sustancias que estimulen tu sistema nervioso.

Mi historia

La primera vez que recuerdo haber tenido pensamientos e imágenes amenazantes fue en los últimos años de la universidad. En aquel tiempo estudiaba una carrera en la cual no estaba mayormente interesado. Muchos jóvenes en esta etapa tienen dudas acerca de su futuro y hasta cierto punto pensaba que era totalmente normal que esos pensamientos surgieran sin previo aviso. En mi caso estos sentimientos se arraigaron profundamente. Llego punto en el que empecé a sentir diversos sintomas fisiológicos. Falta de sueño, dolores de cabeza , sentimiento de perdida de control, etc.

Pasaron algunos años hasta que me caí en cuenta que aquello que pensaba era algo normal, se había convertido en algo permanente. Me había aislado por completo, vivía con miedo a que las personas que me rodeaban se dieran cuenta de lo mal que la pasaba. Trabajaba de agudizar mis periodos ansiosos. Diversos pensamientos e imágenes relacionados con un fracaso inminente llegaban a mi mente continuamente, sin tener ningún tipo de control sobre ellos.

Después de terminar la universidad inicie mi etapa laboral en una empresa. Dicho cambio me hizo pensar que la ansiedad mágicamente iba a desaparecer. La ansiedad continuo en el trabajo. Ahora mi miedo era el de no poder desempeñarme en un ambiente laboral. Regreso eso miedo a que se dieran cuenta de mi situación. Fue en esta etapa cuando los ataques de ansiedad aparecieron al punto de inhabilitarme por varias semanas.

¿Qué pasaba por mi mente cuando sentía que iba a perder el control?

Una de mis creencias centrales era que fracasaría en mi trabajo. Quizá me despedirían y no podría conseguir otro empleo. Pensamientos como el de «soy incompetente» y «no sirvo para este trabajo”.  Eran muy recurrentes. Por lo general estos pensamientos venían acompañados de imágenes donde me veía en completo fracaso, sufriendo por falta de dinero. Otros pensamientos como el de ser descubierto por mis compañeros teniendo un ataque de ansiedad. O ser juzgado como alguien que tiene problemas psicológicos. Todo esto agudizaba mis periodos de ansiedad.

¿Cuáles eran mis principales preocupaciones?

Mis principales preocupaciones eran ser despedido por ineficiente. No poder conseguir otro trabajo. Quedarme sin dinero y que la gente al mi alrededor se diera cuenta que tenia un ataque de ansiedad.

¿Qué era lo pero que me habría ocurrido?

Lo peor que me pudo haber pasado era que las personas efectivamente se dieran cuenta que algo andaba mal conmigo y me preguntaran lo que sucedía. En cuestión del trabajo, si mi bajo desempeño continuaba lo peor que hubiera ocurrido era que mi jefe me llamara la atención.

¿Me parecía que era probable que ocurriera lo peor?

Era probable que me preguntaran lo que sucedía. El por qué me veía tan nervioso u estresado. Pero la realidad es que pocos saben que es un trastorno de ansiedad. Así que ser juzgado por ello era poco probable. En cuestión del miedo a ser despedido por bajo desempeño, lo mas probable es que me hubieran llamado la atención y que continuar laborando en la empresa. En el caso extremo que me hubiera despedido, tampoco seria probable que no pudiera conseguir otro trabajo (de hecho lo conseguí un par de años después, cuando decidí viajar a otro país).

Al finalizar mi ejercicio me daba cuenta que de acuerdo a mis respuestas, la mayoría de mis miedos carecían de realismo y que el miedo hacía un futuro totalmente negativo era básicamente un reflejo de mis creencias disfuncionales.

Este es un ejemplo muy practico de cómo empezar a poner en un contexto real nuestros pensamientos ansiosos. El contenido de cada persona varia. Dependiendo del tipo de trastorno, pero la manera de avaluar es la misma. Recuerda que por fines prácticos no me he extendido a describir más mi historia. Pero en tú caso debes ser lo más descriptivo posible a la hora de poner tus pensamientos en letras.

Recuerda que en Ciclo Azul trabajamos todos los días para desarrollar una herramienta que te permita volver a tener una vida sin miedo a un futuro que no sucederá. Transforma el ciclo de ansiedad en un Ciclo Azul.