¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

Dios y la ansiedad

Hace unos meses viaje al norte de la India. Recorrí la provincia de Rajasthan, una región íntimamente ligada con la espiritualidad que fluye de la relación con los diferentes dioses de la religión hindú. Podría describir a esta parte de la India como un templo en su totalidad. Los rezos y manifestaciones de carácter espiritual y religioso son prácticas que comulgan con la vida diaria de sus habitantes. Caminar por las calles de Rajasthan ha sido una de las experiencias que más me han llenado de paz en mi vida.

El yoga y otras disciplinas que requieren adentrarse en un estado de comunión con Dios y contigo mismo son prácticas que se realizan más de tres veces al día en esta región del planeta. Es por este motivo que varios países del sur este asiático tienen los indices más bajos de depresión y ansiedad entre su población.

Pero, ¿cómo es que Dios puede llegar a modificar esos pensamientos que nos generan ansiedad?

No importa a que religión pertenezcas o si eres ateo. Si alguna vez en tu vida has rezado, meditado o contemplado un amanecer, tu cerebro ha sido transformado. El cerebro es flexible. Con esta palabra quiero decir que nuestra mente aprende a través de las millones de conexiones neuronales que se forman desde que nacemos.

Este aprendizaje se ve inmediatamente reflejado en nuestra niñez. Por eso es más fácil aprender tres o cuatro idiomas cuando somos pequeños, que cuando tenemos treinta o cuarenta años. Recuerdas esa frase que dice que los niños son como esponjas, pues es totalmente cierto. En nuestra infancia estas conexiones parecen fluir de modo natural. Lo sorprendente es que no sólo están ligadas a nuestro aprendizaje sino también en la manera que percibimos el mundo.

Hay ciertas conexiones neuronales que están profundamente relacionadas con padecimientos como los trastornos de ansiedad y depresión. Cuando estas conexiones no fluyen adecuadamente o simplemente se deterioran es cuando empezamos a darle un valor irreal a nuestros pensamientos e imágenes.

Antes se pensaba que el deterioro de estas conexiones estaba relacionado con nuestro envejecimiento. Que nuestro cerebro dejaba de modificar su estructura neuronal y que no había manera de seguir fortaleciéndolo. Sin embargo estudios recientes han demostrado que los cerebros de las personas que continuamente practican algún tipo de meditación o rezo siguen creando este tipo de interconexiones. A pesar de que algunas de estas personas sean de edad avanzada. En el momento en que te pones de rodillas y entras en un estado de introspección varias partes de tu cerebro se activan y ejercitan de manera natural.

Cuando supe que tenia un trastorno de ansiedad jamás pensé en irme a sentar en una iglesia y rezar un padre nuestro. Mi enfoque acerca de la ansiedad en aquellos tiempos era totalmente erróneo y lo único que quería buscar era una cura que me hiciera sentir una persona normal de nuevo.

Hoy te puedo decir que la espiritualidad ayuda a aislarse, conectarte contigo y con un ser superior. Ha provocado cambios en la forma que revaluó una y otra vez todos y cada uno de mis miedos. La meditación ha sido importante en este proceso.

Mi consejo es que busques un enfoque totalmente saludable para tu cerebro. Te repito no importa la religión que practiques. Al hacer nuevas conexiones cerebrales comenzarás a sentirte mejor y evaluarás tus pensamientos en un contexto real. Busca aislar tu mente todos los días unos minutos. Aprovecha este espacio para poner en práctica la evaluación de pensamientos. Medita, ayuda a tu mente a crear conexiones cerebrales que te ayuden a disminuir la ansiedad.