¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

creencias centrales

¿Qué son las creencias centrales y cómo actúan sobre los trastornos de ansiedad?

Algunas vez te has preguntado ¿Si algún suceso de tu niñez o adolescencia ayudó a que desarrollarás algún trastorno de ansiedad?. La verdad es que nuestra niñez juega un papel muy importante para desarrollar seguridad en uno mismo. Moldea nuestro carácter a través de la constante iteración con nuestros padres, familiares y amigos. Cuando somos pequeños aprendemos de nuestro entorno. Nuestro padre nos enseña a mirar en ambas direcciones antes de cruzar la calle, nos alienta a seguir adelante cuando nos caemos de la bicicleta o simplemente recibimos cariño cuando nos sentimos tristes.

Las personas van formando creencias a cerca de sus capacidades para afrontar el mundo a través de esta continua retroalimentación padres e hijos. Imaginemos a un niño que continuamente llega con malas notas a su casa. Los padres del pequeño pueden optar por no reprender al pequeño y motivarlo a seguir estudiando. Cuando sucede esto el niño va cambiando su percepción de si mismo formando creencias que lo moldearán de una manera positiva. Lo que lo ayudará a afrontar los problemas de la vida cotidiana. Sin embargo, si este pequeño es reprendido continuamente diciéndole que es un tonto y que debe poner más atención en clase, el niño creará un modelo totalmente negativo de si mismo. Estas creencias negativas son las que hacen que las personas que padecen trastornos de ansiedad, tengan muy poca confianza en afrontar las situaciones que les generan ansiedad.

Ahora, te quiero hablar de mi propia experiencia. Cuando sufría de ansiedad generalizada no tenía en cuenta que uno de los factores que más me afectaba era el hecho de sentirme totalmente incapaz de enfrentar mis miedos. Un ejemplo claro es cuando conseguí mi primer trabajo. El hecho de estar en un lugar que no me agradaba, me hacia pensar que jamás podría desarrollarme en las cosas que realmente me interesaban. Quería viajar y conocer el mundo.

Mi creencia central me hacía pensar que no era lo suficientemente hábil como otras personas, que era tonto y que nunca podría realizar mi sueño por que me sería muy difícil conseguir otro trabajo. Me daba miedo y ansiedad saber que tendría que estar trabajando en un lugar en el cual no quería estar por el resto de mis días. No tenía confianza, ni me sentía capaz de adquirir nuevas habilidades para enfrentar mis problemas.

Mis padres murieron cuando era muy pequeño y a pesar de crecí con unos hermanos amorosos, la falta de una figura materna y paterna hizo que creciera con muchas dudas del mundo que me rodeaba. Desarrollando en mi creencias negativas a cerca de mis habilidades para enfrentar el mundo. Una de las cosas más importantes que he aprendido desde que desarrollé ansiedad generalizada es que debemos mirar cuáles son las creencias que hacen que la ansiedad se intensifique. La mayoría de ellas son interpretaciones negativas de nosotros mismos y de nuestras habilidades, las cuales podemos detectar para después modificar.

Busca, indaga, cuáles son esas creencias que adquiriste en tu niñez o adolescencia. Identifica que sucesos y momentos moldearon a la persona que eres ahora. Cuando ya las hayas identificado habrás dado un gran paso porque podrás empezar a trabajar en ellas. Hay muchos factores que hacen que la ansiedad se intensifique, las creencias centrales son uno de estos factores. Sin embargo, pueden ser totalmente modificadas por creencias totalmente positivas.