¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

comenzar a ejercitarte

3 aspectos por los cuales te cuesta comenzar a ejercitarte

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué es tan difícil comenzar a ejercitarte? Esto es algo muy recurrente en las personas que tienen un trastorno de ansiedad y también en las que no.

Incluso si este cambio le va a generar un bienestar para su salud. Sin embargo hay tres aspectos por los cuales no logras hacer del ejercicio un hábito y terminas rindiéndote a los pocos días o semanas.

Existen tres procesos psicológicos que suceden cuando quieres adoptar un nuevo hábito. En especial si ese hábito te beneficia en tu salud. Esos tres aspectos son claves y determinan si te vas a enganchar en una rutina de ejercicio o mejor la abandonaras

  1. Enfoque

El enfoque se refiere a los errores que cometemos cuando planeamos lograr un objetivo. Por ejemplo, decir que vamos a comenzar a realizar ejercicio para disminuir la ansiedad. En ese momento estas pensando que será fácil hacerlo, porque te estas enfocando en un futuro distante. Comienzas a visualizar que los cambios en tus malos hábitos serán muy fáciles de cambiar. Sin embargo no tomas en cuenta que si quieres comenzar una rutina de ejercicio, tu esfuerzo siempre deberá ser constante.

2. Efectos fantasiosos

Algo muy común es comenzar a fantasear sobre los resultados que se obtendrán si comienzas a realizar ejercicio. Por ejemplo, qué la ansiedad va a desaparecer en un par de días, que vas a bajar de peso, que jamás padecerás una enfermedad, etc. En ese punto la motivación comienza a disminuir. Debido a que tus piensas que los beneficios del ejercicio son muy fáciles de obtener. Sin embargo, es importante que tengas una visión realista acerca de los beneficios del ejercicio. Esto ayudará a que sea más sencillo comenzar a incluirlo en tu vida diaria

3. Recompensas

El ejercicio te va a dar resultados en un mediano a largo plazo, según la perseverancia que tengas. Sin embargo, un factor de desmotivación es no ver resultados de inmediato. Por ejemplo, cuando comencé a practicar ejercicio estuve haciéndolo por una semana seguida. Sin embargo unos días después me vino un ataque de ansiedad y lo primero que pensé fue que el ejercicio no estaba dando ningún resultado. Este pensamiento me desmotivó por completo y deje la actividad a un lado. Recuerda que para comenzar a ver resultados, debes ejecutar tu actividad física de manera continua.

Un nuevo hábito requiere esfuerzo, enfoque y motivación. No esperes ver resultados de un día para otro. Comenzar a ejercitarte, te irá dando esa pauta para enfocar tu mente y aislarla de la ansiedad. Busca aquello que te motive a sentirte mejor.