¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

trastorno de pánico

Trastorno de pánico ¿Cómo sucede?

El trastorno de pánico se alimenta de las creencias de que pasarás un mal rato o una crisis. Esta creencia disfuncional hace que la crisis sea inminente sino logras escapar o cambiar la situación a acontecer.

Alguna vez tuve un ataque de pánico, sin saber que se trataba de ello. Las crisis de angustia o pánico son apariciones discretas de un miedo e incomodidad intensos que surgen repentinamente y van acompañados por una hiperactivación fisiológica. En resumen es la representación más clara del miedo.

Pase varios años intentando aprender a manejar antes de hacerlo. Realmente nunca lo hice con constancia. Las personas que me enseñaban me decían que era demasiado nerviosa y ansiosa para hacerlo. Además siempre que viajaba del lado del copiloto iba en un constante estado de nerviosismo imaginando cualquier tipo de situación catastrófica que pudiera sucederme abordo de un automóvil.

Un día decidí aprender a manejar, así que pague una escuela de manejo. Estaba sumamente entusiasmada por lo que podía aprender y las facilidades que me traería saber manejar. Sin embargo el entusiasmo de desvaneció horas antes de comenzar mis clases. La cita con el instructor era por la tarde-noche, así que debes de saber que pase una mañana totalmente desagradable. Comenzaron a surgir pensamientos e imágenes catastróficas entorno a lo que podría suceder en mi clase. Lo primero que abordo a mi mente es que había gastado dinero en un curso que seguro no iba aprovechar porque me sentía demasiado ansiosa. Por otro lado pensaba que me iba a dar una crisis mientras manejará cuando viera venir carros hacia mí y quizá podría terminar accidentada y en un hospital. Pensamientos e imágenes arribaban a mi mente y de pronto aparecieron los síntomas fisiológicos. Se convirtió en una situación desagradable. La respiración se comenzó a entrecortar, el ritmo de mi corazón aceleraba. Estaba extremadamente tensa de mis músculos, me sudaban las manos sin parar. Después aparecieron las nauseas y por último esa increíble sensación de salir huyendo del lugar donde me encontraba.

Recuerdo que salí huyendo del salón de clases, tome un taxi a mi casa y llegue a encerrarme a mi cuarto. Los pensamientos y los síntomas se habían convertido en uno solo y no lograba detenerlo. La crisis pasó y quede exhausta por el estrés al que mi cuerpo se había sometido. Comencé a pensar que era lo que había sucedido. ¿Qué me había llevado a esa crisis?

Tiempo después aprendí a evaluar mis pensamientos y comprendí lo que había sucedido. Cuando tienes un ataque de pánico o crisis de angustia es por la intensa aprensión de sufrir otra crisis. Además evitas situaciones que en ese momento piensas que son “peligrosas”. Quizá mi corazón se aceleraba porque estaba nerviosa, pero lo mal interprete pensando que me daría un paro cardiaco. Por otro lado esa malinterpretación hacía que me sintiera más aprehensiva y que vigilara continuamente que sucedía con mi cuerpo.

De manera general los trastornos de pánico van a suceder en medida de que aprendas a evaluar tus pensamientos. Evitar o buscar señales falsas de seguridad no es la solución. Comenzar de forma integral la evaluación de tus pensamientos es lo que enseñará a tu mente a diferenciar lo que es real o lo que es creado por una creencia disfuncional basada en el miedo. Nuestro objetivo es ayudarte a que las crisis no aparezcan y comiences a disminuir la ansiedad, ¿cuál es el tuyo?