¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿La alimentación influye en mis estados de ansiedad?

¿La alimentación influye en mis estados de ansiedad?

Desde mi experiencia personal quiero platicarte cómo ha influido la alimentación en mis estados de ansiedad. Sin embargo, quiero que seas consciente que no existe un alimento único que te “cure o elimine la ansiedad”. Sino un conjunto alimenticio que le de a tu cuerpo los nutrientes necesarios según tu bioquímica corporal. Todos somos diferentes y tenemos distintas necesidades. Ahora bien, quizá te preguntes ¿Por qué te es tan complicado iniciar un nuevo hábito alimenticio? Pues bien, existen dos posibles respuestas a tu pregunta y le daremos solución para que comiences a trabajar en ello. Así que te voy poner como ejemplo la experiencia de Carlos y Anaid, cuando comenzaron un nuevo hábito.

Hablando desde el punto alimenticio quiero que analices lo siguiente: ¿Has identificado algunas bebidas o alimentos o costumbres alimenticias que te desequilibran un poco? Si tu respuesta es sí, te sugiero que hagas un listado extenso y a conciencia de lo que viene después de consumir esos alimentos.

Cuando Carlos decidió cambiar sus hábitos alimenticios fue porque detectó aquello que lejos de beneficiarlo le estaba deteriorando su salud física y mental. Para él, el alcohol fue un foco rojo para sus estados de ansiedad. Después de una fiesta a los dos días le venía una crisis de ansiedad, al grado de no querer salir de su cama y entrar en ese circulo vicioso que todos conocemos. ¿Por qué le sucedía esto? Bien, primero porque el utilizaba el alcohol como un método de evitación/huida para no sentirse ansioso. Sin embargo, esa estrategia le resultaba completamente negativa, repercutiendo en su estado de ánimo y en sus estados de ansiedad. Al notar que el alcohol influía de forma negativa, dejó de consumirlo. Lo siguiente que sucedió es que al no haber desvelos, resacas y cambios de humor repentinos tenía más ganas de salir a ejercitarse y esa misma actividad le generaba la necesidad de alimentarse correctamente.

Por otro lado esta Anaid, que a diferencia del ejemplo pasado, su foco rojo en la ansiedad era el desorden alimenticio que llevaba. Para ella desayunar un licuado o jugo cargado de frutas/azúcar era algo nutritivo. Podían pasar horas entre la siguiente comida y la cena a veces era otra carga de azúcar o carbohidratos o se omitía por completo. ¿Qué era lo que sucedía cuando se alimentaba así? Sus estados anímicos eran cambiantes, siempre se sentía cansada o fatigada, no dormía bien o dormía demasiado, nunca tenía ganas de nada y cuando se sentía ansiosa recurría a comer más azúcares. Cuando comenzó a notar que este “estilo alimenticio” lejos de beneficiarla la afectaba física y mentalmente decidió hacer un reajuste de tal forma que pudiera darle a su cuerpo y mente lo que le estaba solicitando: una buena alimentación. ¿Qué fue lo que paso? Al realizar tres comidas fuertes y dos meriendas e incluir alimentos de calidad paso lo siguiente: la falta de energía se convirtió en energía que la impulsaba a ejercitarse y desarrollar en forma las actividades de su día y los cambios de humos fueron disminuyendo poco a poco.

¿Qué te quiero dar a entender con estos dos ejemplos? La alimentación forma parte del proceso, si tú objetivo es comenzar a disminuir la ansiedad. No importa si en este momento te medicas. Debes comenzar a analizar todo aquello que consumes y que efectos pueden tener sobre tu cuerpo y mente. Cuando no estas bien alimentado tu cuerpo carece de nutrientes los cuales derivan en distintos síntomas físicos y mentales. Por ejemplo: falta de energía, cambios de humor, estrés, dolor de cabeza, dolor de estómago, etc. Sin embargo, sucede que cuando tienes algunos de estos síntomas los atribuyes a la ansiedad y no a la mala alimentación que tienes. Por consiguiente tu motivación o ganas de ejercitarte y evaluar tus pensamientos se vuelven casi nulas porque estas mal alimentado.

Es importante que desarrolles una estrategia para crear una alimentación saludable. Analiza de forma rápida y concisa aquello que no te esta proporcionando ningún tipo de nutriente. Deja de buscar sobre síntomas físicos en internet y comienza a buscar recetas saludables que puedas combinar con frutas, verduras, proteína animal, semillas, etc. Alimentarse saludablemente nunca es aburrido y te proporciona beneficios a nivel físico y mental.

¿La alimentación influye en mis estados de ansiedad? La respuesta es sí. Recuerda que tu objetivo es comenzar a disminuirla naturalmente. Analiza y ejecuta de forma rápida y comienza a disminuir la ansiedad.