¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿Cómo saber si tengo un trastorno de ansiedad?

¿Cómo saber si tengo un trastorno de ansiedad?

Hace años me preguntaba ¿cómo diablos pase de ser un chico normal a alguien con un trastorno de ansiedad? Para empezar no tenía idea de que se trataba todo esto de ser ansioso y menos todo lo que implicaba estar siempre pensando en el futuro y lo mal que me iría.

Hay muchas cosas que desconocía en aquel entonces, sin embargo, después de muchos años aprendí que existen ciertos rasgos los cuales son importantes para poderte definir con un trastorno de ansiedad o con ansiedad normal.

Los siguientes rasgos que te voy a explicar definen muy bien a alguien que padece un trastorno de ansiedad. Pero es muy importante que visites a un psicólogo para que te pueda dar una valoración profesional de lo que te está sucediendo.

  1. Siento ansiedad cuando no hay nada de qué temer. Cuántas veces has escuchado la frase de “No hay nada de qué temer”. Para las personas que sufrimos de ansiedad esa frase no existe. Hay muchísimas situaciones que nos generan ansiedad. Recuerdo a una amiga que sentía una ansiedad increíble cada vez que veía un perro pasar, no importaba el tamaño del animal o si iba amarrado a una correa o no. Si sientes ansiedad en situaciones que no generan riesgo alguno entonces algo anda mal.
  2. Mi vida social y laboral ya no es la misma. Hubo un tiempo en que me sentía tan mal que deje de ir a reuniones familiares o con mis amigos. Cuando tienes ansiedad y no sabes lo que sucede tiendes a aislarte. Me daba miedo ir a trabajar y que la gente se enterara de que algo andaba mal conmigo. Ir al trabajo y salir de mi casa se convirtió en algo que me ocasionaba más ansiedad.
  3. Siento ansiedad todos los días desde hace mucho tiempo. Alguna vez alguien me pregunto qué tan frecuente me sentía ansioso. La realidad es que cuando tienes un trastorno de ansiedad te sientes ansioso muchas veces al día durante mucho tiempo. Por ejemplo, cuando supe que algo andaba mal es porque había colapsado en un ataque de pánico, pero no fue ahí cuando comencé a sentir ansiedad, sino había sido varios meses atrás.
  4. Ataques de pánico. Recuerdo una ocasión en la que salí corriendo de la oficina donde trabajaba. Había sentido ansiedad por mucho tiempo, no había dormido nada bien unos días antes y sentía que algo malo me iba a suceder si no salía de ese lugar inmediatamente. Los trastornos de pánico son un claro ejemplo de la manifestación de la ansiedad y el miedo acumulado por mucho tiempo. Si padeces de algún trastorno de ansiedad sabrás de lo que te estoy hablando.
Si piensas que tienes ansiedad o ya lo sabes te propongo que comiences a realizar cambios. Cuando comencé a aislar mis pensamientos automáticos y a evaluar cuáles eran reales y cuáles eran prácticamente imposibles que sucedieran, mi cerebro comenzó a aprender. Lo siguiente fue cambiar mis hábitos alimenticios y comenzar a practicar ejercicio.