¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

insomnio

Insomnio: su relación con la ansiedad y el ejercicio

Hay muchas cosas que pasan por la mente de alguien que padece ansiedad. Uno de los pensamientos que continuamente rondaban por mi cabeza era que alguien de mi trabajo se diera cuenta que era una persona nerviosa. Este pensamiento se apoderó tanto de mi mente que me hizo pasar casi una semana completa con insomnio. Obviamente mi aspecto físico comenzó a deteriorarse lo cual llevó a mis compañeros a preguntarme si algo andaba mal. Esa situación hizo que me sintiera más ansioso, sentía que mi pesadilla se estaba volviendo real.

Aquel día pensé que debía de resolver el problema del insomnio lo antes posible. Tenías dos opciones: la primera era retomar los ansiolíticos y tomar una pastillas para dormir o hacer que mi cuerpo se cansará hasta que me obligara a caer dormido. La segunda opción era sacar mi ropa, tenis deportivos y dirigirme a la playa y comenzar a trotar. Tomé la segunda opción.

Al principio no me sentí nada cómodo, llevaba mucho tiempo sin ejercitarme, tenía todos los músculos tensos y me comenzó a doler todo. Después de unos cinco minutos mi respiración se comenzó a entrecortar y sentí que me faltaba el aire. Cuando cruce la marca de los diez minutos comencé a tener un poco más de control en mi respiración y empecé a disfrutar del sonido del mar y de las cosas que iba dejando a atrás. Me detuve a la media hora y vi con asombro que había recorrido una distancia de casi cinco kilómetros. Lo que más me impactó aquella tarde no fue tanto la distancia recorrida sino el hecho de que no había pensado para nada en aquella preocupación que continuamente me acechaba y que no me había dejado dormir en varios días. Había estado tan enfocado en mantener mi respiración y en aguantar aquella distancia que no había tenido tiempo de pensar en nada más.

Muchas personas piensan que el hacer ejercicio no te ayudará en nada si padeces ansiedad. Que no existe ninguna relación entre el movimiento de tu cuerpo y lo que piensas. Todas aquellas personas que practican regularmente ejercicio sabrán muy bien que eso es mentira. No podemos nadar si no ponemos especial atención en la sincronía de nuestras brazadas. Si corremos tenemos que estar atentos a los autos y a todo lo que pueda atravesarse en nuestro recorrido. Si no pones atención en los movimientos de tus piernas y brazos jamás podrás hacer una posición de yoga. En conclusión cuando corremos, nadamos o practicamos yoga también estamos haciendo que nuestra mente se enfoque.

Cuando pensaba cómo el ejercicio me podría ayudar a dejar de sentirme ansioso solo pensaba de manera lineal. No tenía idea cual era el efecto que traía practicar una actividad física a corto o mediano plazo. Si tienes problemas de insomnio antes de decidir tomar una pastilla para dormir o un ansiolítico primero prueba el efecto que el ejercicio hace en tu mente de manera natural. Comienza a cambiar el ciclo de la ansiedad e integra una rutina de ejercicio a tu vida.