¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

El agua mi principal aliado contra la ansiedad

El agua: tu principal aliado contra la ansiedad

¿Por qué el agua es tu principal aliado contra la ansiedad? Esto es algo que comprendí cuando decidí comenzar a disminuir la ansiedad. La mayor parte del tiempo era fan de tomar jugos naturales o artificiales, café, frappe, malteadas y uno que otro refresco; claro, sin incluir las bebidas alcohólicas. Realmente nunca le vi relación el mantenerse correctamente hidratado con los trastornos de ansiedad.

Me di cuenta de esta relación cuando comencé a tener retención de líquidos, está misma retención me hacía estar irritable todo el tiempo y además traía conmigo una fatiga incontrolable. Cuando esto sucedió lo primero que hice fue echarle la culpa a la ansiedad, pensaba que esa retención de líquidos era porque seguro tenía una enfermedad o que mi irritabilidad era porque no tenía el control de la ansiedad.

Todos estos síntomas físicos me estaban haciendo estragos y no comprendía cuál era su causa, hasta que comencé a realizar cambios, uno de ellos fue el cambiar mi alimentación y beber 2 litros de agua diarios.

Lo que pasa cuando no bebemos agua y tenemos una mala alimentación es que el cuerpo lo refleja como alimentos altamente procesados, que por lo general están llenos de aditivos, conservadores y son altos en calorías. En ese tiempo mi alimentación era una dieta rica en azúcar y harina refinada, que me retenía líquidos y por supuesto me mantenía con cambios de estado de ánimo.

El agua se volvió mi aliado indiscutible. Estar lo suficientemente hidratado ayuda a eliminar toxinas en tu cuerpo, elimina las retención de líquidos y lo más importante al estar hidratado tu cerebro funciona mejor. Es importante señalar que las bebidas como el café, té, malteadas, refrescos, jugos, etc., no hidratan sino que deshidratan, porque contienen cafeína o conservadores. Por cada taza de estas se debe beber un vaso de agua. Cuando el cuerpo no tiene la correcta hidratación, se reserva lo que tiene como método de defensa.

Al minimizar los alimentos procesados en la alimentación, como los enlatados o embutidos que son altos en sodio, y los refrescos que son altos en azúcares, verás un cambio drástico en tu cuerpo que no solo será beneficioso para tu físico y organismo, sino también para tu mente. Si no estás acostumbrado a beber agua simple puedes comenzar probando agua con rodajas de limón, naranja. Té de hierbas sin cafeína, como menta, manzanilla, limón y jengibre, naranja, etc. Además otras opciones es incluir en tu alimentación caldos, agua de coco, jugo de vegetales recién exprimidos.

Cuando comencé a ver los cambios que traía la alimentación entendí porque el agua es una aliado contra la ansiedad. Todo lo que comemos genera un impacto en el cuerpo, por eso hay que poner atención y cuidado a la alimentación si tu objetivo es comenzar a disminuir la ansiedad.