¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

ejercicios de respiración

3 ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad

Uno de los primeros pasos que debes de tomar cuando quieres iniciar un hábito de ejercicio es aprender a respirar correctamente. Además practicar ejercicios de respiración no solo es indispensable para hacer una actividad física, sino para tu vida en general.

Todos en algún momento hemos experimentado una respiración breve, rápida y descontrolada. Ya sea cuando subimos una escalera corriendo, cuando nos enteramos de algo alarmante o cuando tenemos un ataque de ansiedad. Sin embargo, existen algunas técnicas que te enseñaran a tener bajo control tu respiración cuando esta se descontrola.

Respiración fácil y fluida

La mayoría de las ocasiones no respiramos bien. Sin embargo, este es un tipo de respiración que tenemos durante la mayor parte del día, cuando nos encontramos tranquilos. Además sus inhalaciones y exhalaciones son tan fáciles y cómodas que te permitiran poder realizar cualquier tipo de meditación.

Haz la prueba: siéntate en una posición cómoda y que tu única intención sea observar tu respiración. Lo único que debes hacer es respirar. Si tu atención se dispersa vuelve a concentrar tu mente en tu respiración.

Respiración larga y profunda

Este tipo de respiración es la que necesitas cuando prácticas cualquier tipo de ejercicio. Sus inhalaciones y exhalaciones profundas permiten que tus músculos trabajen con eficacia y tu mente se mantenga relajada. La ventaja de practicarla es que entraras en una comunión con tu cuerpo, al no forzarlo de más, tu respiración se encontrara calmada y tu cuerpo fluirá más fácilmente.

Haz la prueba: siéntate erguido y en una postura cómoda. Cierra tus ojos y presta atención a tu respiración. Recuerda que tus inhalaciones y exhalaciones deberán ser largas y profundas. Cuéntame ¿cómo te sentiste?

Respiración de Darth Vader

Este tipo de respiración es muy conocida y practicada en el yoga. Sin embargo, no necesitas ser un yogui para comenzar a practicarla. La nombran así porque cuando la practicas suenas como él. Es super beneficiosa, ya que te ayuda a centrar la mente, y estimula el nervio vago que es el encargado de emitir señales que te hagan feliz.

Haz la prueba: siéntate erguido y en una posición cómoda. Cierra tus ojos y pon atención en tu respiración. Tus inhalaciones deberán ser largas y profundas, hasta que tu sistema respiratorio sea profundo y regular. Contrae ligeramente la parte posterior de la garganta, de modo que al inhalar y exhalar escuches un sonido suave. Continúa respirando por varios minutos. ¿Qué tal te sentiste? ¿Cuál es la diferencia con la anterior?

La próxima vez que tengas ansiedad, subas unas escaleras o sientas que tu respiración se salió de control, observa tu respiración. Si está descontrolada, dedícale unos instantes a calmarla. La respiración es sumamente importante cuando tienes un trastorno de ansiedad.

La práctica diaria de estos ejercicios de respiración te dará la capacidad de recuperar tu respiración aún cuando estés en algún momento complicado y te dará todo tipo de beneficios en tu vida en general.