¿En qué te podemos ayudar? ¿Qué estas buscando?

¡Bienvenidos a Ciclo Azul!  Síguenos

Image Alt

Ciclo Azul

¿Cómo utilizar la comida a tu favor cuando tienes ansiedad?

¿Cómo utilizar la comida a tu favor cuando tienes ansiedad?

Tener alimentación saludable es un hábito magnífico si padeces ansiedad. Sin embargo, cuando quieres comenzar un nuevo hábito alimenticio puede ser complicado frenar esos ataques de ansiedad por comer cualquier cosa. Las siguientes recomendaciones es algo que me funciono bastante y me ayudó a comenzar un nuevo hábito alimenticio.

-Jamás, jamás te saltes el desayuno. Al desayunar activamos nuestro metabolismo y mantenemos los niveles de azúcar en la sangre, de lo contrario tu cuerpo entrará en descontrol, puedes sentirte irritado, ansioso, cansado y sobre todo con hambre.

-Come despacio. Es un básico; masticar varias veces tu comida le dará tiempo a tu cerebro de reconocer que se está saciando y así evitar comer de más.

-Consume alimentos inteligentes. Si, busca alimentos que te proporcionen más saciedad durante el día y te mantengan tus niveles de energía estables. Las frutas y los vegetales fibrosos son una excelente opción.

-Mantente hidratado. El hambre y la sed pueden tener síntomas similares. Cuando estas deshidratado te sientes soñoliento y con falto de energía. Así que si tienes estos síntomas toma agua antes de consumir un aliento. Mantenerse hidratado atrae múltiples beneficios a tu cuerpo y mente.

-Elimina las tentaciones. Aléjate de la comida por obvio que suene. Mantén tu mente ocupada con alguna actividad física, trabajo o cualquier actividad y evita estar pensando que podrías comer.

-Planea tus comidas. Esto es un básico, al tener una planeación de las comidas y meriendas que vayas a consumir durante la semana, será más sencillo evitar todo tipo de antojos que no te aportan ningún nutriente. Además evitarás estar mal alimentado y ahorraras tiempo.

-Come cada tres horas. Consumir pequeñas porciones de comida te ayuda a mantenerte saciado y regular tu apetito. Procura siempre incluir proteína en tus comidas y alimentos altos en fibra.

-Dile sí a las proteínas y grasas buenas. La proteína y las grasas saludables son indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo. Cuida las porciones en las que las consumes y que sean al menos tres veces al día.

-Evita alimentos vacíos. Entiende lo siguiente: no tiene caso hacer daño a ti mismo. Consumir alimentos que no sean saludables solo porque lo tienes cerca o por cualquier motivo no tiene sentido si tu objetivo es comenzar a sentirte mejor. No lleves golosinas o cualquier tipo de alimento que no te aporte nada. No los compres y así evitas la tentación.

-Disminuye el estrés y la ansiedad. Entre más estresado o ansioso te encuentres más aumenta tu apetito. Realizar una actividad física diaria te ayudará a disminuir estos niveles y también a controlar mejor tu apetito y salir corriendo al refrigerador.

-Duerme, duerme. El sueño es un básico si tu objetivo es comer bien y disminuir la ansiedad. Tu apetito influye directamente de lo mucho o poco que duermas. Así que deja descansar tu cuerpo y tu mente de ocho a siete horas diarias.

¿Cómo utilizar la comida a tu favor cuando tienes ansiedad? Es algo que desde hoy dejarás de preguntarte y comenzarás a crear un nuevo hábito que te ayude a disminuir los niveles de ansiedad y crear un nuevo ciclo.